Olvídate de horarios

Uno de mis días más satisfactorios como periodista fue cuando mi jefe me despertó a las 6 de la mañana para ir a cubrir un suceso. Estuve trabajando hasta las nueve de la noche con apenas dos horas de descanso en medio. Ese mismo día, qué cosas, un señor aceleró el reloj de la cuenta atrás colectiva hacia el precipicio.

Cuando alguien quiere trabajar en esto, uno de los mejores consejos que te pueden dar  es “olvídate de horarios”. Siempre he intentado cumplirlo, y lo he hecho de buena gana. Si había que quedarse hasta y cuarto en vez de irse a en punto, lo hacía contento, y con ganas. Si había que corregir algo, esperaba un rato más.

Pero llevo un tiempo mirando el reloj cada cinco minutos. Y eso, no. Así, no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s