Bin Laden estaba en Cee

“O día que o ían botar da alcaldía, Ramón Vigo levantou un pleno no polideportivo de Cee para esperar aos sete concelleiros que chegaban para facerlle a moción de censura. Soñara que atravesaba o campo da festa sobre catro secuaces, e por un intre foi feliz no soño, pero ao espertar sentiuse por completo salpicado por un pacto entre PP e BNG.”

Na Costa da Morte sómosche así. A primeira alcaldesa ten que chegar por unha moción de censura mediante un pacto antinatura. De feito, Daniel Oca e os outros concelleiros nacionalistas son un pouco Santiago Nasar, e o BNG esa Aracataca sen remedio. Un caramelo para Gabo.

As cousas en Cee durante o mandato de Vigo, facíanse ao grande, como  aquel concerto de Manolo Tena en pleno apoxeo, naquel momento aínda ignorado, da Orquesta. Se o exalcalde celebrou polos aires a súa victoria electoral hai uns meses, hoxe elevou tamén a súa figura sobre o pobo chan, e preparou, como xenialmente dicía Eduardo Eiroa, “un escenario a medio camiño entre un cadalso e un palco de orquesta”, non sei se con maiúscula ou non.

Para montar un pleno no pavillón gastáronse 2.000 euros e suspendéronse as actividades deportivas para os rapaces ceenses. Para soster o escudo do Concello e a imaxe do Rei, a mesma lona que se pon nas obras para que non entre ningunha persoa allea.

Esperábase unha sesión tensa, pero ao final a xente estivo a punto de enxugar as bágoas ante tanta paráfrase. Vigo empezou heavy, con Neruda (“es la hora de partir, la fría y dura hora que la noche sujeta a todo horario”). Axudoume a escribir estas liñas dicindo que o de hoxe era “a crónica dunha morte anunciada”.

Xente coma min ten o dubidoso oficio de comentar as cousas que fan e din os demais, pero outras veces só nos podemos limitar a transcribir. E así pasou hoxe:

“Un, por ser pequeno, gordo e fumar puros non é un mafioso. Mafioso é o que consume substancias que sustentan e permiten coa súa actitude que existan esas mafias”.

Imaxe

Tamén se lembrou a Joaquín Sabina, o cantante preferido de Ramón Vigo. Decía Daniel Oca, que había “máis de cen motivos” para a moción. “Más de cien mentiras” chámase a canción. Vigo auguroulle ao contubernio “19 días y 500 noches”.

Outro momento glorioso: “Todos sabedes de antemán o que van alegar estas sete persoas, como eles mesmo se autodenominan (…) Sete persoas coma sete cores ten o arco da vella”.

Se lle engade as sete imputacións que ten pendentes nos xulgados, teñen que parar o pleno para darlle unha ovación máis longa que a Plácido Domingo.

Outro Plácido, García Insua, tamén de IxCee, tamén estivo á altura do escenario. “Hoxe é un día triste, un roubo democrático”. Cada un fala da feira segundo lle vai nela, porque resulta que hai 11 anos,  Vigo fíxose alcalde por outra moción de censura. Lembrou tamén o despregue policial para desmantelar a Orquesta: “Para deter ao noso alcalde viñeron 200 policías, e os americanos para matar a Bin Laden empregaron corenta, en fin, a desproporción”.

Imaxineime entón a versión ceense da foto de Obama e o seu Gabinete seguindo o asalto a Villa Osama. O entón ministro Caamaño, en tensión, vendo a Praza do Recheo tomada e á súa compañeira socialista Amancia Trillo, socia de goberno de IxCee, berrando “Ánimo Ramón” á porta do xulgado.

“Me abandonó, como se abandonan los zapatos viejos…”

Valle de lágrimas

“Una muerte es una tragedia. Un millón de muertes, una estadística“. Josef Stalin.


Corea del Norte está a años luz de Occidente. Exactamente, a poco más de 36 años luz. Las plañideras me recuerdan a una ejemplar ciudadana española, y el monólogo de la señora que anuncia la muerte de Kim Jong Il se parece al del mítico Arias Navarro. Es más, los norcoreanos están más adaptados a los nuevos tiempos. Se han currado un fondo idílico de montañas nevadas y bosques e incluso han puesto a una intérprete de signos para que los discapacitados que allí encierran en campos de concentración se enterasen también de la muerte del Líder.

En un 2011 que agoniza, Dios, Alá, el demonio o quien sea se ha llevado a varios dictadores por delante. A Gadafi se lo cargaron los que habían sido sus súbditos. Lo que viene siendo, tarde o temprano, lo normal cuando tú te has cargado antes a unos cuantos miles. Es lo que tiene, que la gente se harta cuando alguien se ventila en sus narices a su hija, su madre, su hermano o su abuelo. Ben Alí y Mubarak perdieron la fuerza y se pusieron malitos, al estilo de Sansón, pero en vez de cortarles el pelo, les cortaron el grifo del poder y los billetes.

Pero es que lo de los lloros colectivos me desconcierta. En Corea del Norte, el 2012 de los mayas parece haber llegado con antelación. Lloran la muerte de su líder. Un hombre que,  según enseñan en las escuelas, no meaba, ni cagaba (y eso que se fundía 800.000 euros al año en coñac). Su biografía oficial afirma vino a este mundo en la cima de la montaña más alta de Corea bajo la mirada de una golondrina, y que en ese preciso momento, una estrella nació en el cielo. Porque sí, y punto.  La industria de las plañideras ha recuperado su esplendor, aunque es un decir, porque me da a mí que no van a cobrar mucho. Pese a este resurgimiento, allí las celebraciones colectivas, fuera de los desfiles militares y los cumples del Líder (donde hacen una fiesta nacional), no están muy de moda. Hace un año, cuando la selección de fútbol jugó el Mundial de Sudáfrica, descubrieron que los aficionados norcoreanos eran actores chinos. Aunque bueno, alguno no se dio cuenta porque no desentonaban mucho al lado de los africanos que apoyaban a España. Con esto de los ojos rasgados, al menos disimulan.

Yo pagaría por meterme en la cabeza de las personas que lloran como si los estuviesen torturando (igual en eso tienen bastante práctica). ¿Son conscientes de que hay un mundo más allá? Hombre, en vez de mandar el Líder, manda Goldman Sachs, pero se vive un poco mejor. ¿Lloran de pena o de alegría? ¿Esa rabia que desprenden tiene algún destinatario? A saber.

Kim Jong Il dejó todo atado por si Stalin lo llamaba a filas en el infierno. El que tomará las riendas del país es su hijo Kim Jong Un, una inquietante mezcla entre Falete con el pelo corto y Xian el de Doraemon. Ojito.

El colega tiene en su poder, según dicen, material para fabricar bombas nucleares y unos cuantos millones de súbditos famélicos. Esperemos que no la líe.